El sector textil vive su cuarto de hora gracias a la devaluación

La devaluación del peso, el fortalecimiento del mercado de Estados Unidos y la reactivación del consumo nacional tienen entusiasmados a los textileros. Sin embargo, conseguir mano de obra calificada resulta difícil.

La revaluación que por más de una década impactó a la industria textil parece haber quedado definitivamente en el pasado. Los empresarios de este sector creen que llegó el momento de sacar provecho de una coyuntura positiva en la que la tasa de cambio es su principal aliada.

Si bien tienen claro que no todo será dólar, porque en este proceso jugarán temas clave como la eficiencia operacional, la renovación tecnológica y la innovación, lo que sí es cierto es que si las exportaciones de confecciones se reactivan, los textileros irán de la mano de este proceso.

Los resultados ya empezaron a evidenciarse. Según datos del Dane, en noviembre de 2015 el sector textil-confección registró un crecimiento de 4,8% en producción, 4,3% en ventas y 0,7% en generación de empleo.

En particular, hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles registró un alza de 1,5% en producción y 0,9% en ventas,mientras que las confecciones crecieron 5,9% y 4,1%, respectivamente, en el mencionado mes.

Las importaciones, por su parte, han comenzado a bajar. Entre enero y noviembre de 2015 las compras de fibras en el exterior sumaron US$86,3 millones, lo que significó una reducción superior a 21%; las de hilados se redujeron 14,3%, mientras la caída en las importaciones de tejidos fue de 12,9%.

Estos, sin duda, son indicadores de que las cosas van por buen camino y lo mejor es que los industriales no quieren dejar pasar la oportunidad. En el marco de Colombiatex se evidenció que hay líneas de producto que han comenzado a reactivarse y a las que las empresas les están apostando.

¡Arriba el denim!

Por ejemplo, los industriales ven una particular reactivación del negocio del denim (tela con la que se fabrican los jeans), gracias a que el mundo se está ‘casualizando’ y el denim pasa a ser una prenda importante en las nuevas tendencias de consumo. Los datos hablan por sí solos. Cifras de Raddar indican que el consumo de denim en el país alcanzó $1,6 billones durante 2015, que equivalen a 13% del total de gasto de los colombianos en vestuario.

Según Carlos Alberto de Jesús, presidente de Fabricato, en este momento hay una capacidad instalada ociosa debido al fuerte incremento de la importación en los últimos años, que llevó a que las productoras nacionales perdieran entre 20% y 30% del mercado que pasó a ser abastecido por telas importadas muy baratas. Hoy esa capacidad es de aproximadamente 35.000 toneladas y el consumo es de alrededor de 45.000 toneladas.

Mónica Betancur, gerente de mercadeo de Coltejer, considera que las oportunidades están dadas y que esta compañía tiene posibilidades de crecer 10% porque está en capacidad de responder a la creciente demanda.

Hoy Coltejer vende 70% de su producción a confeccionistas nacionales y exporta telas de forma directa a Perú, Ecuador, México y Centroamérica e indirecta a través de confeccionistas como CI Jeans o CI El Globo a grandes marcas internacionales. El denim es la línea más importante, con una participación de 50% en la producción.

Antonio Lozano, gerente de Denim Factory, también es optimista con respecto a esta línea de negocio y lo atribuye a las medidas adoptadas por el Gobierno para frenar el contrabando, el buen momento del sector porque los clientes locales volvieron a comprar colombiano, lo que ha reactivado la confección. Esta firma, que produce paquete completo, proyecta crecer 25% las ventas este año y pasar su capacidad de producción de 60.000 unidades mes a 80.000.

Otras líneas

Sin embargo, este no es el único nicho en que los empresarios ven posibilidades importantes. Compañías como Protela y Manufacturas Eliot –dueña de marcas como Pat Primo y Seven Seven– consideran que los segmentos de ropa interior, de baño y ropa deportiva también brindan posibilidades.

Este negocio no es nada despreciable. Solo en ropa interior, el país exportó US$89,6 millones en 2014, según datos de ProColombia, mientras a noviembre del año pasado la cifra alcanzó US$61,7 millones.

César Maldonado, presidente de Protela, asegura que este segmento es uno de los de mayor apuesta y por ello invierten recursos no solo en personal sino en desarrollo de telas con valor agregado, inteligentes y que se ajusten a las necesidades del consumidor de hoy, volcando los desarrollos hacia el nylon.

Lo propio hace Manufacturas Eliot. Guillermo Criado, gerente de la división textil de esta empresa, señala que hay dos aspectos que juegan a favor de este tipo de productos.

Por un lado, el crecimiento en el consumo, pues cada día hay más personas interesadas en sentirse saludables y jóvenes; y, por otro, el costo de las fibras tiene una tendencia estable por los bajos precios del petróleo. “El que no esté en el mundo del vestuario deportivo está perdiendo una gran oportunidad”, dice al señalar que otro punto a favor es que China se está encareciendo.

Reconoce que para alcanzar buenos resultados es necesario trabajar y enfocarse en aprovechar las oportunidades. Las condiciones están dadas, ojalá esta vez las firmas puedan aprovechar el cuarto de hora.

Los lunares

En medio de las expectativas favorables, el sector continúa registrando deficiencias que no le permiten crecer al ritmo que los industriales quisieran. Juliana Calad, directora de la Cámara de Textiles de la Andi, señala que la falta de mano de obra calificada es uno de los grandes inconvenientes que enfrenta el sector, pues con la reactivación de la producción y las ventas, los confeccionistas no cuentan con suficiente personal idóneo para el cumplimiento de determinadas funciones. De igual forma, es clave que las industrias se modernicen; sin embargo, el difícil acceso al crédito impide la compra de maquinaria que les permita ser más eficientes. De lograrse estos dos aspectos, Calad no tiene duda de que el crecimiento podría ser mayor.

Imagen y fuente: http://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/resultados-del-sector-textil-en-el-ano-2016-en-colombia/218787

.

Organizan

Apoyan